lunes, 22 de marzo de 2010

Jabalínce

Carlota se levantó y escribió en un papel:
"Prometo no hablarte más, prometo no mirarte más, prometo no pensar en ti.
Si ahora mismo aparecieras solo podría gritarte a la cara lo mucho que te odio.
Eres despreciable."
De pronto sonó la puerta y apareció una nota bajo la rendija. Abrió de forma precipitada y le buscó llena de angustia.
Más tarde descubrió que sólo era propaganda.

2 comentarios:

ximet dijo...

Lo de titulos de entradas animalobipolares?

La mujer esponja dijo...

Podría llamarse así,

jajaja :)