lunes, 21 de junio de 2010











Muerte entre las flores
Joel Coen, 1990.

.- ¿En qué estás pensando?
.- Una vez tuve un sueño. Caminaba por el bosque, no sé por qué. Se levantó viento y mi sombrero voló.
.- ¿Y lo perseguiste, no? Corriste y corriste, y finalmente lo alcanzaste. Lo recogiste, pero ya no era un sombrero. Se había convertido en otra cosa, en algo maravilloso.
.- No, seguía siendo un sombrero. Y no lo perseguí. No hay nada más ridículo que un hombre corriendo tras su sombrero.

1 comentario:

Kia Haka dijo...

"Pensamientos caóticos, planes macabros y teorías conspiratorias."

Probablemente haya sentido demasiada empatía desde la primera hasta la última palabra que hasta ahora he leído de tu blog.
Así que con su permiso...